domingo, 4 de marzo de 2007

Nº 12 - Marzo de 2007

El tema central del Nº 12 es la teología del R.P. Juan Luis Segundo SJ.

4 comentarios:

Alex dijo...

Quisiera aportar algunos elementos que puede iluminar esta supuesta contradiccion de que el teólogo más reconocido del Uruguay sea presentado poco menos como un anatema.

Quizá, una pregunta introductoria interesante sería: porque ahora? porque 11 años luego de su muerte se vuelve a plantear un crítica del tenor que aparece en estas páginas, esto es, presentándolo como un peligro para la fe?.

Se podria hacer un punteo de los pensamientos de Segundo que quizá no coincidan con los presentados en este blog, pero, preferimos sugerir al lector inquieto, la página: http://www.juanluissegundo.com/ o quizá hacer una búsqueda rápida sobre Segundo en internet, quien parecería en una primera instancia que como profeta no fue muy aceptado en su tierra; tampoco es tan asi, por lo que recomendamos un número entero de la revista Misión del año pasado que se puede conseguir en cualquier casa jsuita, y que fue dedicado a Segundo en un aniversario de su muerte. No es tan fácil, hoy dia conseguir en Uruguay toda la bibliografía de este teólogo, por razones que sería interesante conocer. Precisamente en una parroquia donde uno de los resposanbles de está página es diácono, Segundo brindaba hace 25 años sus conferencias cuando llegaba a Uruguay las que luego eran publicadas, a mimeógrafo en esa misma parroquia: cursos anuales de teología en la Parroquia de San Juan Bautista, dictados a hasta 1989. Que cambió de esa época al presente?.
Estaría bueno poder tener un intercambio más abierto y completo sobre todas estas cosas, pero no es posible en este espacio.
Creo que envolver en un paquete a Segundo, teologia de la liberación y marxismo es una simplificación grosera, provenga de donde provenga, y un menosprecio de la inteligencia de quien lee. Tampoco la posicion de la más alta jerarquia fue la misma en los años 80 que en el presente, pero además lo que se llamó "Teologia de la Liberación" en aquellos años, no refleja la línea de pensamiento actual (a pesar de la notificación a Jon Sobrino de hace unos dias atras); y uno no puede dejar de esperar en el fresco soplido del Espiritu que quizá ronde Aparecida.

Un afectuoso saludos para todos los hermanos en la fe.

Alex

Anónimo dijo...

Alex:
El Padre Juan Luis Segundo dice por dos veces en su obra "Teología de la liberación. Respuesta al Cardenal Ratzinger" que
"entiendo que mi teología (es decir mi interpretación de la fe cristiana) es flasa, si la teología del documento es verdadera o la única verdadera" (página 27)
"A fuer de sincero, si esta teología es jusa y cabal, la mía,la que he formulado en mis libros desde hace casi veinticinco años, y practicado pastoralmente, es, por cierto, errada" (página 86).
El mismo ve y declara que su teología no es compatible con la que expone el magisterio. Pero él no concibe la teología como ciencia que toma sus principios de la revelación histórica, sino como una interpretación de la fe. Por el contrario, el Magisterio, muestra la incompatibilidad de la adhesión al marxismo con la fe revelada.
Decir que mostrar la adhesión de los autores de la teología de la liberación - entre los cuales Segundo es uno de los más firmes y extremos - es una simplificación grosera que ofende la inteligencia, es negar los hechos y la inteligencia de los que los señalaron. Y decir que eso es ofender la inteligencia "provenga de donde provenga" la señalación del compromiso de los teólogos de la liberación con el marxismo que hizo el Magisterio de la Iglesia con las dos Instrucciones sobre la Teología de la Liberación, es decir que el Magisterio ofende la inteligencia.
Pretender seguir difundiendo un pensamiento como éste, prescindiendo del autor del que provenga, Juan Luis Segundo o cualquier otro, es no solamente ofender la inteligencia, sino el buen sentido creyente.

Mario

Anónimo dijo...

Parece que Alex ignora la seriedad de lo que se ha escrito no solamente sobre Juan Luis Segundo sino sobre las corrientes ideológicas a las que pertenece este autor entre muchos otros. Segundo era muy consciente y lo dice repetidas veces que él pertenece a las corrientes que quieren reinterpretar la fe desde la visión de la Ilustración.

Y también parece que no le presta mucha atención a lo que el Magisterio dijo y sigue diciendo sobre la heterodoxia de los autores, entre los últimos a Jon Sobrino.

Si no se cree en la asistencia del Espíritu SAnto al Magisterio, ¿A los hermanos en qué fe saluda Alex al despedirse?

Enrique

Daniel Iglesias dijo...

Estimado Alex:

Preguntas por qué nos ocupamos del pensamiento de Juan Luis Segundo ahora. Tu pregunta está respondida en la misma revista: porque ese pensamiento sigue teniendo una influencia relevante ahora y porque estamos convencidos de que, hoy como ayer, contiene errores ruinosos para la fe cristiana.

También preguntas qué cambió de 1989 al presente. Muchas cosas han cambiado, pero no cambió la verdad. Lo que era verdad entonces sigue siendo verdad ahora; y lo que antes era un error teológico grave, lo sigue siendo ahora.

Opinas que los artículos que publicamos son una simplificación grosera del pensamiento de Segundo. Es una descalificación genérica, que no aporta nada concreto contra ninguno de los muchos argumentos presentados por Barriola, Bojorge, Neuhaus y Martínez que muestran claramente muchos errores muy graves en el pensamiento de Segundo. Habría que añadir a esta lista a la Congregación para la Doctrina de la Fe (que, como el propio Segundo reconoce) critica seriamente concepciones teológicas similares a las de Segundo.

Ádemás escribiste:
"Tampoco la posicion de la más alta jerarquia fue la misma en los años 80 que en el presente"

No ha habido tal cambio, ni comparando a Juan Pablo II con Benedicto XVI, ni comparando al Cardenal Ratzinger con el Papa Benedicto XVI.

Por último escribiste:
"uno no puede dejar de esperar en el fresco soplido del Espiritu que quizá ronde Aparecida."

Ese "quizá" me hace pensar que quizás tu fe católica está flaqueando. El Espíritu Santo siempre asiste a la Iglesia de Cristo y seguramente asistirá a los Obispos miembros de la Conferencia de Aparecida.

Que el Señor fortalezca nuestra fe.
¡Felices Pascuas!