jueves, 31 de enero de 2013

Nº 76 (Febrero de 2013)

Para acceder a todo el Nº 76, por favor presione este enlace.
A continuación reproduzco el artículo editorial.
*******
 
Por una verdadera reforma

Equipo de Dirección

1.      ¡Bienvenido, Padre Iraburu!

Con gran alegría informamos que el Pbro. Dr. José María Iraburu ha aceptado unirse al equipo de la revista “Fe y Razón” como colaborador. José María Iraburu nació en Pamplona (España) en 1935, estudió en Salamanca y fue ordenado sacerdote en Pamplona (1963). Ejerció sus primeros ministerios pastorales en Talca, Chile (1964-1969). Doctorado en Roma (1972), enseñó Teología Espiritual en la Facultad de Teología de Burgos (1973-2003), alternando la docencia con la predicación de retiros y ejercicios en España y en Hispanoamérica, sobre todo en Chile, México y Argentina. Con el sacerdote José Rivera (+1991) escribió el libro Espiritualidad católica, que luego dio lugar a una Síntesis de espiritualidad católica. Con él y otros estableció en 1988 la Fundación GRATIS DATE. En el período 2004-2009 colaboró con Radio María, con los programas Liturgia de la semana, Dame de beber y Luz y tinieblas. Actualmente publica el blog Reforma o apostasía en el portal InfoCatólica.

El presente número de “Fe y Razón” incluye dos artículos del Padre Iraburu, tomados del citado blog. Agradecemos a Don José María su valiosa colaboración, que mucho nos honra.

2.      Familia y Vida

En este número publicamos tres comunicados relacionados con la reciente legalización del aborto en el Uruguay: uno del Sr. Arzobispo de Montevideo y sus Obispos Auxiliares, otro de la Asociación Familia y Vida, y un tercero del Dr. León Muñoz (socio de la misma Asociación). Dejamos para el próximo número la publicación de dos cartas de la Asociación Familia y Vida a los 31 miembros del Senado de la República, con referencia al proyecto de ley de “matrimonio igualitario”.

Exhortamos a todos nuestros suscriptores y lectores a no bajar los brazos en el buen combate de la defensa y promoción del derecho humano a la vida y los derechos del matrimonio y la familia; y sobre todo los animamos a pedir a Dios la gracia de una verdadera reforma o conversión, individual y social.

Que el Señor bendiga y guarde día tras día a cada uno de ustedes.